CAUSAS QUE PROVOCAN EL DOLOR EN LAS RODILLAS

Jennifer Jenni

septiembre 10, 2021

CAUSAS DEL DOLOR EN LAS RODILLAS

El dolor de rodilla se entiende como una dolencia frecuente que afecta a personas de todas las edades. Esta puede considerarse como el  resultado de una lesión, ya sea una ruptura de ligamento o un desgarro de cartílago. Algunas afecciones médicas, como la artritis, la gota y las infecciones, también pueden provocar dolor de rodilla.

Muchos tipos de dolores de rodilla leves responden bien a las medidas de cuidado personal. La fisioterapia y las rodilleras también pueden ayudar a aliviar el dolor. Sin embargo, en algunos casos más extremos, tu rodilla puede necesitar una reparación quirúrgica.

La articulación de la rodilla está formada por el fémur en su parte superior y por la tibia y el peroné en su parte inferior. El interior de la articulación está recubierto por una zona, denominada cartílago, que es lubricada por un líquido (líquido sinovial) procedente de unas bolsas cercanas denominadas bursas. El cartílago protege al hueso de su desgaste con el roce. En el interior de la articulación existen 2 estructuras, llamadas meniscos, que actúan como almohadillas, amortiguando las presiones que se producen al caminar, correr o saltar. Los huesos de la rodilla están unidos entre sí por ligamentos, tendones y músculos que ayudan a estabilizar la articulación.

Causas

Lesiones

Cuan sucede una lesión en la rodilla puede afectar a cualquiera de los ligamentos, tendones o sacos llenos de líquido (bolsas sinoviales) que rodean la articulación de la rodilla, también logra afectar a los huesos, cartílagos y ligamentos que forman la articulación. Algunas de las lesiones de rodilla más frecuentes son las siguientes:

  • Lesión del ligamento cruzado anterior. La lesión del ligamento cruzado anterior se le dice al desgarro de ese ligamento, que es uno de los cuatro ligamentos que conectan la tibia con el fémur. La lesión del ligamento cruzado anterior es particularmente frecuente en las personas que juegan al básquetbol, al fútbol o a otros deportes que requieren cambios repentinos de dirección.
  • Fracturas. Los huesos de la rodilla, incluso la rótula (patela) se pueden fracturar durante una caída o una colisión automovilística. También, las personas cuyos huesos se han debilitado por la osteoporosis pueden, a veces, sufrir una fractura de rodilla simplemente por pisar mal.
  • Desgarro de menisco. El menisco es un cartílago gomoso y duro que actúa como amortiguador entre la tibia y el fémur. Si giras la rodilla en forma repentina mientras cargas peso sobre ella, puedes desgarrarte el menisco.
  • Bursitis de la rodilla. Algunas lesiones de rodilla producen inflamación en las bolsas sinoviales, que son los pequeños sacos de líquido que amortiguan la parte exterior de la articulación de la rodilla y permiten que los tendones y los ligamentos se deslicen suavemente sobre la articulación.
  • Tendinitis rotuliana. La tendinitis produce irritación e inflamación en uno o más tendones, que son los tejidos densos y fibrosos que unen los músculos a los huesos. Esta inflamación puede ocurrir cuando hay una lesión en el tendón rotuliano, que se extiende desde la rótula (patela) hasta la tibia y te permite patear, correr y saltar. Quienes corren, practican esquí, hacen ciclismo o deportes y actividades que implican saltar pueden padecer tendinitis rotuliana.

Problemas mecánicos

A continuación se daran algunos ejemplos de problemas mecánicos que pueden provocar dolor de rodilla son los siguientes:

  • Cuerpo suelto. A veces, una lesión en el hueso o en el cartílago, o la degeneración de estos, puede causar que se desprenda un fragmento de hueso o de cartílago y que quede alojado en el espacio de la articulación. Esto puede no generar problemas, a menos que el cuerpo suelto interfiera en el movimiento de la articulación de la rodilla, lo que produce un efecto similar a cuando queda atravesado un lápiz en la bisagra de una puerta.
  • Síndrome de la banda iliotibial. Esto ocurre cuando la banda de tejido resistente que se extiende desde la parte externa de la cadera hasta la parte externa de la rodilla (banda iliotibial) se vuelve tensa y roza con la parte externa del fémur. Los corredores de fondo y los ciclistas están especialmente expuestos a sufrir el síndrome de la banda iliotibial.
  • Dislocación de rótula. Esto ocurre cuando el hueso triangular que cubre el frente de la rodilla (rótula) se desliza fuera de su lugar, por lo general, hacia afuera de la rodilla. En algunos casos, la rótula puede permanecer dislocada, y se puede ver la dislocación.
  • Dolor de cadera o de pie. Si sufres dolor de cadera o de pie, puedes modificar tu forma de caminar para sentir menos dolor en la articulación. Sin embargo, alterar la forma de caminar puede provocar más tensión sobre la articulación de la rodilla y dolor en la rodilla.

Tipos de artritis

Existen más de 100 tipos de artritis diferentes. Las variedades que suelen afectar más a la rodilla son las siguientes:

  • Osteoartritis. A veces denominada artrosis degenerativa, es el tipo más frecuente de artritis. Es una afección por desgaste que aparece cuando el cartílago de la rodilla se deteriora con el uso y la edad.
  • Artritis reumatoide. El tipo más debilitante de artritis es la artritis reumatoide, una afección autoinmunitaria que puede afectar a prácticamente cualquier articulación del cuerpo, incluso las rodillas. Aunque la artritis reumatoide es una enfermedad crónica, suele variar en intensidad e incluso puede aparecer y desaparecer.
  • Gota. Este tipo de artritis ocurre cuando se acumulan cristales de ácido úrico en la articulación. Aunque la gota suele afectar al dedo gordo del pie, también puede aparecer en la rodilla.
  • Seudogota. La seudogota, afección que suele confundirse con la gota, se debe a la formación de cristales que contienen calcio en el líquido sinovial. Las rodillas son las articulaciones que se ven afectadas con más frecuencia por la seudogota.
  • Artritis séptica. A veces, la articulación de la rodilla se puede infectar, lo que provoca hinchazón, dolor y enrojecimiento. La artritis séptica a menudo aparece con fiebre y, por lo general, no hay traumatismo antes de la aparición del dolor. La artritis séptica rápidamente puede causar un daño general en el cartílago de la rodilla. Si tienes dolor de rodilla con cualquiera de los síntomas de artritis séptica, comunícate de inmediato con el médico.

Factores de riesgo

Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de padecer problemas de rodilla, entre ellos:

  • Sobrepeso. 
  • Falta de flexibilidad o fuerza muscular.
  • Determinados deportes y ocupaciones. 
  • Lesión previa. 
CategoriasNoticias
Etiquetas

Contenido relacionado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *